Please note: This website requires JavaScript to enjoy the full function range. Please ensure that JavaScript is activated in your browser options.

A fin de proteger contra el robo, cada vez más vehículos están siendo equipados con sistemas antirrobo hacen sonar una alarma cuando se detecta una entrada no autorizada por los contactos en las puertas, el compartimento del motor y el maletero, o bien por sensores de movimiento ultrasónicos o detectores de corriente en el interior del vehículo. Asimismo, el sistema de ultrasonidos detecta los intentos de acceder al vehículo a través de una ventanilla rota. Es posible desactivar el sistema de vigilancia del habitáculo si, por ejemplo, se deben dejar animales dentro del vehículo durante un breve espacio de tiempo.
El sistema de alarma antirrobo con inmovilizador electrónico ofrece un nivel óptimo de protección contra el robo del vehículo. Las señales de advertencia, acústicas y visuales atraen la atención de los viandantes y ahuyentan a los ladrones. El sensor de inclinación de la protección antirremolcado aporta un plus de seguridad. El sistema de vigilancia interior protege contra el acceso no autorizado o forzado al interior, al compartimento del motor o al maletero.
La última generación de alarmas antirrobo dispone de una sirena de aviso que funciona independientemente del sistema eléctrico del vehículo, y de una alarma controlada por tiempo que suena en caso de apertura no autorizada de una puerta. Al bloquear el vehículo se activa la alarma, y al desbloquearlo se desactiva. Algunos modelos Volkswagen incorporan sensores de inclinación como parte del sistema de alarma antirrobo. Si estos dispositivos detectan cualquier cambio en la posición del coche (causada por un intento de remolcarlo), sonará la alarma. Inicialmente, la sirena suena intermitentemente durante 30 segundos y los intermitentes de emergencia destellan continuamente.